Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La trágica historia de Shelby es una importante lección frente a los peligros con el alcohol

Solo iba a dormir donde una amiga. Así lo pensaba al menos Debbie, la madre del Shelby, de 17 años.

Lo que la madre no sabía era que su hija no iba a pasar la noche donde su amiga – o que nunca más iba volver a ver a su amada hija.

Ahora su madre quiere advertir a los demás.

 

En diciembre del año 2008, la adolescente Shelby Allen de 17 años, quiso dormir con done amiga Alyssa. Los padres de Shelby conocían tanto a Alyssa como a los padres de la niña, y por lo tanto no pusieron ningún problema, al contrario les pareció una buena idea.

Pero los padres no tenían ni idea de lo que realmente iba a ocurrir aquella noche.

Tarde por la noche, las dos adolescentes recibieron la llamada de una tercera amiga, Jane. Ésta les preguntó si querían pasarse por casa y beber algo. Y las dos amigas se fueron para su casa.

Cuando el padre de Jane se quedó dormido, las adolescentes comenzaron a sacar el alcohol de la familia. Eran la 1 de la noche.

Fuente de la imagen: Youtube

Curiosidad

Shelby ya había bebido antes y su madre la había castigado y no la había dejado salir. Esta noche su madre sabía que debía estar pendiente de su hija.

A veces la adolescente bebía a escondidas. Sentía curiosidad por el alcohol y quería saber cuando podría beber una persona – y así lo hizo esa noche.

En casa de Jane Shelby tomó una terrible decisión que le costaría la vida.

Delante de sus amigas se desafió a sí misma y dijo que bebería 15 chupitos de vodka….y así lo hizo.

Fuente de la imagen: Shutterstock

Vodka

– Honestamente no sé porque decidió hacer esto. Quizá se lo vio hacer a alguien en una fiesta. Shelby era deportista, tenía un instinto competitivo. Le dijimos que no era una buena idea, pero estaba decidida a hacerlo esa noche, cuenta su amiga Alyssa a Goodhousekeeping.

Cuando la botella de vodka se acabó, abrió una nueva. Tras apenas una hora, Shelby había conseguido lo que se había propuesto.

Pero inmediatamente comenzó a sentirse mal. La tuvieron que ayudar para ir al servicio, y allí comenzó a vomitar. Se agarraba con las manos al inodoro.

La noches se les fue de las manos. Jane iba de vez en cuando a verla pero también tenía que cuidar de Alyssa que tampoco se encontraba bien.

Fuente de la imagen: /Youtube

Encontró lo peor

Cuando Alyssa se despertó por la mañana corrió al baño para ver a Shelby. Y entonces se encontró con lo peor.

Shelby no estaba consciente. Su cabeza reposaba sobre el inodoro y su rostro estaba cubierto de sangre, probablemente se había golpeado la cabeza mientras trataba de vomitar.

La chica fue trasladada de inmediato al hospital.

Pero ya era demasiado tarde.

Fuente de la imagen: Shutterstock

La única culpable

En el hospital declararon el fallecimiento de Shelby. Sus padres estaban destrozados.

– La casa estaba muerta. No sé como describirlo. Y me dejé llevar por la mayor de las angustias: no pude estar allí, no puede hacerme cargo de mi niña cuando su cuerpo estaba muerto. No pude abrazarla, ni besarla, ni darle calor….¿cómo es posible que haya pasado esto? cuenta Debbie, la madre de Shelby, a Goodhousekeeping.

Nadie había ayudado a Shelby, nadie había llamado a sus padres, nadie había llamado a una ambulancia a tiempo.

Los padre denunciaron a June y a sus padres sin éxito. Según la sentencia, Shelby fue la única responsable de beber los 15 chupitos de vodka.

Fuente de la imagen: /Youtube

Ya ha pasado un año.

Debbie está más asentada – y educa a los adolescentes advirtiéndoles de los peligros del alcohol y los estados de embriaguez.

Ella espera que la historia de Shelby sirva de lección para muchos otros adolescentes.

–Tengo pasión de madre y quiero educar a los adolescentes sobre los peligros del envenenamiento por alcohol en esta nueva cultura de intoxicación etílica, un peligro que muchas personas desconocen. Un peligro que mi familia aprendió de la manera más dura posible. No se trata solo de ser fuerte, se trata también de hacer lo que se debe hacer, independientemente de como te sientas, independientemente de lo triste que estés. Estoy convencida de que Shelby hubiera querido que hiciera esto, cuenta Debbie a Goodhousekeeping.

Nunca se deben subestimar los peligros del alcohol y, con un poco de suerte, la historia de Shelby puede servir como un recordatorio importante para otros padres y adolescentes.

Si podemos salvar una vida compartiendo esto más, ¡vale la pena!

 

Leer más sobre