Los médicos pensaban que sólo eran moratones: Inmediatamente se dan cuenta de su error

El embarazo de Rebecca fue difícil y debido al exceso de líquidos alrededor del feto, los médicos decidieron provocar el parto.

Nadie supo que había algo mal con la pequeña Matilda hasta media hora después de nacida.

Cuando llegó al mundo, tenía una gran marca azul en la cara que se extendía por un lado de su cuerpo. Al principio, los médicos pensaron que sólo era un moratón, entonces se dieron cuenta de su gran error.

Tan sólo 30 minutos después, los médicos dijeron a los padres que era una marca de nacimiento.

Dos semanas después, a Matilda le diagnosticaron el síndrome de Sturge Webber, una rara enfermedad neurológica de la piel que causa parálisis y también otros problemas como dificultad de aprendizaje y ataques.

Matilda rápidamente enfermó tanto que fue llevada al hospital Adler Hey de niños en Liverpool, Inglaterra.

En tan sólo unos días, la felicidad de los padres se había convertido en preocupación. No sabían si volverían a ver a su hija con vida de nuevo.

GoFundMe

Encima de todo eso, se enteraron de que Matilda tenía dos agujeros en el corazón. Pero ella era una pequeña luchadora y aunque había grandes probabilidades de que no sobreviviera, logró superar la cirugía.

Matilda ha empezado un tratamiento de láser para eliminar su inusual marca de nacimiento. Pero podría llevar hasta 16 años que se vaya completamente.

“Ella recibe tratamiento cada par de meses, y el láser hace que se vea más roja y enfadada, y se ve cubierta de manchas después, que luego desaparecían gradualmente de nuevo”, dijo el papá de Matilda, Paul, a The Daily Mail, y continuó:

“La gente piensa que somos malos padres – que estamos haciendo algo para que Matilda se vea así”

GoFundMe

A pesar de los periódicos tratamientos de láser, Matilda es una niña pequeña muy feliz.

Pero hay mucha gente que se queda mirando a Matilda y su marca de nacimiento. La gente a menudo pregunta a Paul y Rebecca si la dejaron demasiado cerca del radiador y se quemó.

Aparte de la marca de nacimiento en su rostro, la enfermedad también hizo que Matilda casi se volviera ciega.

Ella tampoco puede caminar, pero gracias a un andador ha sido capaz de dar unos pasos por si sola.

La vida entera de Matilda ha sido una lucha, pero a pesar de todo tiene una sonrisa para todos aquellos que conoce. Su padre dice que es una niña de corazón fuerte: ¡Se hace a su manera o de ninguna!

GoFundMe

La familia ha abierto una página de GoFundMe para que Matilda pueda comprarse una silla de ruedas. 

Por favor, ayúdanos COMPARTIENDO la historia de Matilda para que más gente pueda ayudar a la pequeña a conseguirle una silla de ruedas para  que pueda continuar su vida de la mejor forma posible.