Madre perdió el cuero cabelludo en unos segundos – ahora advierte a otras personas de su error fatal

Antes de ir al mecánico la mayoría intenta resolver las averías de automóvil por sí solo. Yo soy una de esas personas, intento ahorrar como sea.

Alon Abare es una madre de cuatro hijos que hizo precisamente eso cuando su auto se rompió.

Cuando surgió la avería, se detuvo y abrió el capó del automóvil. Pero no tenía ni idea de que este simple error iba a cambiar su vida para siempre.

Tras un tiempo de sentirse avergonzada y deprimida, Alon habla ahora de lo que le ocurrió. Su esperanza es advertir a los demás de que presten atención al pequeño detalle que ella pasó por alto. Esta es una lección de la que todos podemos aprender …

Todo comenzó cuando Alon notó que su automóvil le empezaba a dar problemas. Desafortunadamente, su economía no le permitía gastar en un mecánico

Entonces Alon abrió el capó de su automóvil. Simplemente quería ver si podía descubrir el origen del problema. Lo que ella no sabía era que su vida estaba en peligro.

En el mismo momento en que se inclinó hacia el motor, sintió un dolor indescriptible en todo el cuerpo.

No tenía ni idea de lo que había sucedido, pero ese era el peor dolor que había experimentado en su vida.

Afortunadamente, sus hijos la oyeron llorar y corrieron a ayudar, sin su rápida reacción, Alon probablemente habría muerto por las heridas.

Alon fue llevada con urgencia al hospital, donde los médicos le dijeron que había cometido un error que había estado cerca de costarle la vida. Algo en lo que ella no pensó antes de meter la cabeza debajo del capó.

Fue un error “tonto” pero ahora quiere advertir a los demás, especialmente a las mujeres, que son las que habitualmente suelen tener el cabello más largo.

Lo que ocurrió fue que Alon abrió el capó, inclinó la cabeza y su cabello (que llevaba suelto) se coló y enredó en al cinta del ventilador. Sus hijos salieron corriendo al oírla gritar. Su hijo apagó el motor, mientras su hija iba a por las tijeras para cortarle el pelo.

Alon está preparada para pasar por  muchas cirugías y trasplantes, tendrá que luchar durante mucho tiempo para recuperarse, tanto física como mentalmente. Y mientras tanto cubre su cicatriz y falta de cabello con una peluca.

Su pequeño error le ha costado grandes cantidades en facturas médicas, ¿pero lo peor de todo? Estuvo cerca de dejar a sus hijos solos, sin mamá.

Seguro que Alon no va a volver a cometer el mismo error, pero sabe que existe el riesgo de que muchas otras personas lo cometan.

En el siguiente vídeo (sobre el minuto 1:45) hacen una demostración de lo ocurrido con una peluca en la que es ve lo peligroso que es cometer la pequeña imprudencia que cometió Alon.

Comparte, por favor, para que todos lo sepan y nadie más cometa el mismo error. 

Ahorrar algo de dinero no merece el riesgo de perder la vida.