Madre se alarma cuando su hijo sano llora hasta vomitar en clase, enfurece al descubrir el secreto del maestro

Cuando eres padre puede ser aterrador ver a tu hijo derramando lágrimas por motivo desconocido.

Si han recibido un golpe o se han caído, entonces se puede explicar. Si se han asustado por algo obvio, la oscuridad, un ruido fuerte, por ejemplo- entonces se comprende. Pero ¿qué pasa cuando los envían a casa antes de tiempo de la escuela empapados en lágrimas?

Obviamente, tu primera idea es que le han hecho bullying.

Por este motivo, Kelicia estaba muy angustiada cuando su hijo de cuatro años, Kelon Johnson-Chaney, fue enviado a casa desde la escuela, después de pasar la tarde llorando tanto que terminó vomitando.

Kelicia sabía que algo no iba bien, Kelon no estaba enfermo. Cuando descubrió la verdad del asunto, fue más de lo que podía soportar.

Youtube

Poco sabía ella que la razón detrás de la decisión de su maestro de acortar su día lectivo la enfadaría tanto.

Después de que Kelon pasara la última parte de su día llorando hasta el punto de vomitar, sabía que tenía que llegar al fondo del asunto.

El niño de cuatro años le contó que se había metido en problemas por reírse en clase. La acción disciplinaria habitual de la escuela para tal comportamiento era ponerlo a pensar, algo que el maestro de Kelon y el ayudante del maestro sabían muy bien.

Sin embargo, en lugar de seguir las pautas habituales, ambos inventaron un castigo más creativo; uno inspirado en un libro que estaban leyendo en clase por casualidad.

El libro se llamaba ‘El monstruo después de la escuela’ y trata de una niña pequeña que llega a casa después de la escuela y encuentra un monstruo gigante en su armario. La única forma de que ella lo derrote es canalizando su valentía.

Youtube

Kelon le describió a su madre que lo habían dejado encerrado en un armario como castigo. Esto ya era exasperante para su madre, pero entonces le contó que no era un armario normal.

La maestra de Kelon le dijo que había un monstruo allí, refiriéndose simplemente al “Armario de Monstruos”. Kelon estaba aterrorizado, al igual que sus compañeros de clase, algunos de los cuales también pasaron tiempo allí.

Youtube

Considerando que los niños que meterieron dentro del “Armario de Monstruos”, quienes tenían entre tres y cuatro años, permanecieron allí hasta por cinco minutos, comprenderán que es un castigo bastante desagradable.

La Dra. Annette Cluff, directora de la escuela, dijo que estaba “horrorizada de descubrir” lo sucedido y que el hecho de no estar allí para investigar el asunto inmediatamente la enfurecía todavía más.

Tanto la maestra como su ayudante fueron suspendidos inmediatamente y sin sueldo. ¡Con razón!

Ningún niño debería tener que soportar el estrés psicológico que Kelon y sus compañeros de clase sufrieron como resultado de las acciones de sus maestros. ¡Comparte si estás de acuerdo!