Madre ve a hija enferma saludar a obreros – enloquece cuando ve lo que han hecho los hombres

¿Te gustaba de pequeña quedarte en casa cuando estabas mala? A mí si. Eso significaba mucha atención por parte de mi madre durante todo el día. Me acuerdo especialmente de cómo me preparaba mi sopa favorita, de pollo con fideos, para que me sintiera mejor.

Pero esta historia trata de una niña que estaba realmente muy enferma y por lo tanto la situación es completamente diferente. Desgraciadamente hablamos de una niña de dos años, Vivian Keith de St. Louis. La pesadilla para la niña y sus padres se convirtió en realidad cuando se vieron obligados a permanecer en el hospital, en un departamento prácticamente aislado del mundo exterior.

Pero cuando esta niña se sentía más sola – apareció una amistad que nadie se hubiera podido imaginar. Lee y verás cómo tú también te sentirás sorprendido por la historia.

Vivian Keith tenía solo dos años cuando se le diagnosticó una leucemia linfoblástica aguda.

El diagnóstico suponía no solo que Vivian se vería obligada a luchar por su vida, sino que también tenía que mantenerse aislada del mundo debido a la quimioterapia. Su único contacto con el mundo exterior era a través de la ventana del hospital.

Youtube

Se pasaba horas mirando por la ventana

Vivian se pasaba horas mirando por la ventana y sus padres se dieron cuenta, después de unos días, de que algo especial había cautivado su atención. Lo que a Vivian más le atraía era un grupo de trabajadores que estaban construyendo un edificio justo en frente de la ventana del hospital – y muy pronto estos se dieron cuenta de que tenían público.

Vivian era realmente una devota espectadora. Todos los días la pequeña se sentaba al lado de la ventana del hospital y saludaba a los hombres que trabajaban debajo.

Youtube

Saludaba a los trabajadores de la construcción cada mañana

No pasó mucho tiempo antes de que la madre de Vivan se diera cuenta de lo importante que era esta rutina para Vivian: gracias a los trabajadores de la construcción, la niña todavía tenía contacto con el mundo exterior.

– Cada día se levantaba y saludaba a los trabajadores. Y nosotros entonces también saludábamos y ellos saludaban de vuelta, cuenta la madre Ginger Keith a USA Today.

Youtube

Vivian siempre estaba en la ventana

Travis Barnes y Greg Combs formaban parte del equipo que trabajaba en la construcción frente a la ventana en Barnes-Jewish y en el hospital infantil de St. Louis, donde estaba Vivian ingresada.

A pesar de que solían saludar a muchos niños del hospital durante su trabajo, había uno con el cual se habían encariñado. Todos los días, sin excepción, Vivian estaba en su sitio en la ventana, saludando a los hombres.

Youtube

Un día cuando la valiente niña había tenido un día muy complicado en el hospital y tanto ella como su madre apenas tenían fuerzas para nada, sucedió algo inesperado. De repente vieron un mensaje a través de la ventana – y su madre apenas pudo evitar contener las lágrimas al leer lo que estaba escrito.

Youtube

Estaba claro que el destino de la pequeña Vivian había conmovido a los hombres que trabajaban en la construcción. Pero la historia de esta amistad no ha terminado aquí.

“Te llega directamente al corazón”

La madre tras ver el mensaje decidió encontrarse con los trabajadores. Vivian podría finalmente ver de cerca a estos amables hombres que le hacían compañía durante su aislada estancia en el hospital.

Los hombres estaban igualmente contentos al visitar a Vivian.
– Te llega directamente al corazón y le ayuda a uno a darse cuenta de lo bueno que tiene en la vida, comenta Travis Barnes a USA Today. 

Youtube

Aquí puedes ver el fantástico momento en el que los inesperados amigos finalmente se encuentran, sin ventanas, ni pisos que los separen, en el minuto 2:07.

Es difícil no emocionarse al ver lo importante que es ese momento tanto para los hombres como para la niña. ¡Comparte para que más personas conozcan esta conmovedora historia!