Mamá cree que la erupción de su bebé es varicela, resulta ser una enfermedad muy extraña

En el Reino Unido, la vacuna contra la varicela no es común, por lo que los padres entienden que en algún momento sus pequeños pueden contraer esta enfermedad.

Normalmente esta enfermedad afectará a su hijo durante al menos dos semanas, pero para la mayoría de los niños la varicela no es peligrosa.

Por lo tanto cuando la madre Stephanie Webster, del Estado de Nueva York, vio manchas rojas en el cuerpo de su hijo Oscar, supuso que éste tenía varicela.

Pero cuando la joven de 26 años llevó a Oscar al médico, le dieron un diagnóstico diferente, uno que no tenía nada que ver .

Facebook / Daniel Langham

Oscar nació con una ligera erupción en todo el cuerpo, pero no activó ninguna alarma.

“Al principio pensamos que no había nada de malo, creíamos que era algo normal, como una erupción neonatal, pero una comadrona lo vio y se dio cuenta de que podría haber un problema”. dijo la madre a The Daily Mail.

“Desde entonces, las manchas han ido empeorando progresivamente”.

Facebook / Daniel Langham

Con diez meses, los puntos rojos se volvieron más prominentes, pero aún así sus padres pensaban que no era nada peligroso. Ellos creían que  podría ser varicela.

Pero a medida que las manchas aumentaban de tamaño y en número, decidieron llevar a Oscar al médico.

Facebook / Daniel Langham

Los preocupados padres recibieron un diagnóstico que los dejó sin habla.

A su pequeño le diagnosticaron hipertrofia celular de Langerhans; Una enfermedad parecida al cáncer que ataca las células del sistema inmunológico.

Cada año, aproximadamente 1 de cada 100,000 niños nacen en el Reino Unido con histiocitosis de células de Langerhans (LCS).

Facebook / Daniel Langham

La enfermedad puede comenzar como una úlcera en la piel: el hecho de que Oscar naciera con manchas era casi desconocido.

El niño ha sido tratado con esteroides y quimioterapia, pero las manchas se han mantenido y ello ha desconcertado a los médicos.

Según el Hospital Great Ormond Street, la enfermedad tiene una tasa de supervivencia del 90 por ciento en los niños.

Facebook / Daniel Langham

Lamentablemente, la apariencia de Oscar a menudo hace que las personas se mantengan alejadas de él por temor a que ser contagiados.

“La gente siempre pregunta si tiene varicela, y con frecuencia lo miran y lo señalan en la calle; la gente no quiere acercarse a él porque piensan que podrían contagiarse”, dice Stephanie.

Los padres no obstante tratan de ignorar la negatividad.

Facebook / Daniel Langham

Stephanie dice: “A veces me molesta, pero si dejas que cada pequeña cosa te moleste, nunca saldrás de la casa, así que simplemente seguimos haciéndolo”.

En cambio, la familia tiene la esperanza de poder educar a los demás ante esta situación inusual. La gente tiene que aprender que lo que tiene su hijo no es peligroso en absoluto.

Esta enfermedad le implica a Oscar también gran cantidad problemas con los que lidiar, por ejemplo tanto su hígado como su bazo son más grandes de lo normal. Su sistema inmunológico está debilitado por la enfermedad ya que sus células sanguíneas y su médula ósea no funcionan como deberían.

Facebook / Daniel Langham

Temen que las manchas alrededor de los ojos de Oscar puedan impedirle la vista si continúan creciendo.

“Tiene manchas en todo el cuerpo, incluso en la lengua y en los ojos. Y me preocupa enormemente lo que le esté pasando dentro de su cuerpo”,  explica Stephanie.

Es difícil para la familia, ya que se sabe tan poco acerca de la enfermedad: Los médicos no saben como ayudar para mejorar la situación de Oscar.

Facebook / Daniel Langham

Desde su nacimiento en mayo de 2015, Oscar se ha visto sometido a innumerables análisis de sangre, transfusiones semanales de sangre y plaquetas, seis exámenes de médula ósea y dos biopsias de piel.

¡Y aún así todavía sigue siendo el mayor rayo de luz de la familia!

Facebook / Daniel Langham

A pesar de su enfermedad, Oscar es un niño feliz, ¡nunca ha dejado que su estado lo desanime todavía!

“Mientras esté feliz y saludable, no nos importa cómo se vea por fuera. Solo queremos encontrar respuestas que lo ayuden a mejorar “, dice su mamá.

Desgraciadamente, a sus padres les cuesta convencer a los demás de que Oscar no tiene un virus contagioso, por lo que no tiene tantos amigos.

Juntos, vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo para cambiar eso. ¡Comparte este mensaje y ayudamos a crear conciencia sobre esta enfermedad!