Mendigo está contando sus monedas, de repente los jóvenes sueltan una bolsa gigante bajo su mesa

Nunca se sabe porque una cierta persona llega a un cierto lugar en la vida, ni como ha llegado allí. Pero siempre se puede echar una mano a gente que lo necesita y darles amor en vez de darles la espalda.

Al final todos somos personas y un sencillo gesto puede cambiar toda una vida.

Esto era algo que Eddie, un hombre sin techo iba a experimentar cuando se sentó para contar las pocas monedas que tenía.

Era una tarde cualquiera cuando Ryan Cook y sus dos amigos adolescentes entraron en un restaurante de comida rápida llamado Chick-Fil-A en Corpus Christi, Texas.

Dentro del restaurante miraron a su alrededor y vieron a un vagabundo que estaba sentado en una mesa cercana. El hombre, que más tarde supieron que se llamaba Eddie, estaba contando las pocas monedas que había conseguido reunir.

Contaba las monedas

Trataba de reunir dinero suficiente para poder conseguir un bocado de comida.

Fuente de la imagen: Facebook/Ryan Cook

Eddie estaba a menudo en el restaurante pero nunca pedía comida. Lo único que pedía era agua para su amado perro  Socks. Eddie tenía hambre y trataba de contar las pocas monedas que había conseguido y ver si podía comprar algo de comida.

Como Ryan y sus amigos se dieron cuenta de su situación, y pudieron oír su historia a través de la gente que trabajaba en el restaurante de comida rápida, decidieron actuar.

Fuente de la imagen: Facebook/Ryan Cook

Ryan y sus amigos compraron una tarjeta regalo para Eddie en el restaurante de comida rápida, de manera que así el vagabundo pudiera ir y comprar comida en varias ocasiones.

Compraron ropas nuevas

Pero decidieron que esto no era suficiente.

En el otro lado de la calle había una tienda de deporte y los amigos decidieron entrar y comprar una chaqueta nueva, un gorro, tres jerseys y una caja de primeros auxilios para Eddie.

Fuente de la imagen: Facebook/Ryan Cook

Al mismo tiempo la tienda decidió donar 20 dólares para que ellos pudieran comprar más cosas.

De camino al restaurante Ryan tomó su móvil y decidió filmarlo todo. Se acercaron a Eddie, quién todavía estaba contado sus monedas y le pusieron una enorme bolsa en su mesa.

La reacción de Eddie lo dice todo. No podía apenas creer que fuese cierto que tenía una chaqueta nueva y que le hubieran dado la oportunidad de conseguir comida.

Fuente de la imagen: Facebook/Ryan Cook

Ryan publicó el vídeo en Facebook y en pocas horas se difundió por toda la red.

“Hacer cosas nobles por los demás”

En este preciso momento más de 13 millones de personas han visto el vídeo y los comentarios no se han hecho esperar.

“Es un ejemplo para todos los demás. Ser generoso y hacer lindas cosas por los necesitados, si todos fuéramos así el mundo sería un buen lugar para todos. Siento que debo comentar esto, porque todos debemos hacer cosas buenas por los demás sin esperar nada a cambio”, escribe Ryan en su publicación.

¡Ryan y sus amigos son unos chicos formidables! Ayúdanos a difundir este mensaje y a animar a todos para intentar hacer de este mundo un mejor sitio para vivir!