Mujer pregunta por qué niño visita a abuela 5 veces al día: Le dan respuesta aterradora que jamás olvidará

Cuando era pequeño me encantaba ir a visitar a mi abuela. Vivía en la otra parte de la ciudad y con dos padres que trabajaban mucho no solíamos ir muy a menudo allí. Pero cuando fui lo suficientemente mayor como para llamarla por teléfono, solía llamar a mi abuela casi todas las mañanas.

Me levantaba a menudo mucho antes que el resto de la familia y me parecía perfecto tener un momento de conversación con mi abuela. No sé si la despertaba al llamarla tan pronto, pero era tan atenta que aparentaba estar despierta de todas formas.

Hoy hace 22 años que murió de cáncer, pero me acuerdo de ella casi todos los días.

Darrien Middleton trabaja como enfermera de urgencias y a pesar de que su trabajo es muy estresante, es una persona que le gusta actuar de forma diferente.

Si el tiempo se lo permitiera le hubiera gustado ayudar cada segundo a su enferma abuela Wilma, pero es difícil teniendo en cuenta el trabajo tan exigente que tiene.

Por suerte su abuela Wilma tiene un inesperado ángel protector en la tierra.

Hace dos años la abuela de Darrien recibió una difícil noticia.

Posted by Darrien Middleton on Saturday, 10 June 2017

Varias malas noticias

Resultó que padecía un cáncer de pulmón. Tuvo que someterse a una difícil operación y le extirparon una parte de su pulmón.

Tardó en recuperarse, ya que estaba muy débil tras la operación. Y seis meses más tarde llegó la otra terrible noticia.

Wilma tenía cáncer de pecho.

Durante años Darrien le había dicho a su abuela que se mudara a vivir con ella. Así podría ayudarla mejor cuando estuviera enferma. Pero según Darrien, Wilma es muy cabezota y se niega a dejar su casa, donde ha vivido 38 años.

”Le encanta su casa, su independencia, su jardín, sus vecinos. Cada mañana se levanta a las seis, se hace una taza de café y se va directa a su terraza”, cuenta Darrien.

Darrien admite que muchas personas no tendrían tantas cosas buenas que decir sobre ese área residencial donde vive su abuela Wilma; está bastante sucio y descuidado.

Rayos de esperanza

Pero es justo en ese barrio donde un rayo de esperanza luce entre estos momentos difíciles. La amabilidad de los vecinos de Wilma ha sido una verdadera bendición.

Y así escribe Darrien en Love What Matters:

”Trabajo jornada completa en el departamento de urgencias y tengo turno de noche. Mi horario es muy limitado, y además estudio a tiempo completo. Aquí no tenemos mucha familia, por lo que la abuela tiene que ir y venir de su tratamiento todos los días. Es difícil acompañarla tan a menudo como me gustaría.

Pero aquí es donde sus vecinos son maravillosos. Están pendiente de ella e incluso la han acompañado a la quimioterapia – y a la radioterapia. Los vecinos son literalmente los que la mantienen con vida.

Cada vez que voy a visitarla escucho de alguien: “Hola Darrien, ¿Cómo se encuentra Wilma hoy? Conoce a todos por su nombre y todos la conocen y la quieren tanto como yo”. 

Posted by Darrien Middleton on Sunday, 21 January 2018

Pero hay un vecino muy especial que cada día viene con algo maravilloso para Wilma. Se trate de Caleb, un chico de 7 años. Éste la cuida todo lo que puede.

Wilma suele también invitar a Caleb a comer cuando tiene algo especial y se han convertido en buenos amigos. Caleb, su padre y sus dos hermanos, viven con su abuela en la casa de al lado.

Darrien dice que Caleb “tiene el alma de un hombre mayor” y todos en el barrio le quieren. Por eso ella quiso compartir la historia de Wilma y Caleb.

Hablan horas

Se sienta en la terraza con Wilma y hablan horas – de todo lo inimaginable.

”Mi abuela le tiene mucho afecto y tiene una relación increíble. Él no tiene mucho y viene de condiciones difíciles, pero ves que se ha criado en el amor. Puede comenzar a bailar de repente, habla mucho de lo que le gusta ir a la escuela y puede hacerte reír hasta que llores.

Este niño se merece todo el amor del mundo. Se destaca de los demás y da mucha alegría a los que le rodean . Estoy muy agradecido con él y con el amor que le ha mostrado a mi abuela. Estoy seguro de que la ha ayudado durante los días más difíciles. Nunca sabrá lo mucho que realmente lo aprecio.

Espero que un día comprenda el impacto que tiene en la vida de mi abuela y en la mía” 

Wilma pronto se someterá a 30 radiaciones más, pero ella tiene a su familia, sus vecinos y a Caleb.

Just wanted to shed some light in this dark world we live in……..

Posted by Darrien Middleton on Tuesday, 8 May 2018

En Jackson, Tennessee, en la terraza de Wilma, la edad no tiene importancia. Lo más importante es el amor. 

El mundo necesita escuchar preciosas historias como ésta. Este chico posiblemente no tiene ni idea de la alegría que desprende.

Necesitaríamos más niños como Caleb en el mundo. ¡Comparte esta historia con tus amigos de Facebook si estás de acuerdo! 

 

 

Leer más sobre