Nadie visita a la bebé prematura en cinco meses – entonces la enferma que la cuidó la adopta

Liz Smith había dejado el sueño de quedar embarazada atrás y se había enfocó en su trabajo como enfermera en el hospital infantil en Massachusetts, Estados Unidos.

Pero cuando una bebé prematura llegó a la sección donde trabajaba Liz, su vida tomó un giro inesperado.

Liz, originaria de Brighton, Massachusetts, siempre había soñado en ser enfermera y pensó que iba a estudiar en la universidad y que luego, como muchos otros, iba a conocer a un hombre y tener hijos.

Cuando Liz se acercó los 40 y todavía era soltera decidió tratar de quedar embarazada sola, pero después de varios intentos fracasados dejó ese plan a un lado.

Pero un día le presentaron una bebé de ocho meses. La niña tenía unos ojos azules grandes, fue amor a primera vista, lo cual Boston.com reportó inicialmente.

“Quién es este angelito divino?”, le preguntó a otra enferma que estaba cargando a la bebé. “Su nombre es Gisele”, fue la respuesta.

“Va a ser su mamá”

Gisele había nacido muy temprano y había estado en el hospital durante cinco meses a causa de que tenía el síndrome de abstinencia neonatal.

Resulta que los padres de la pequeñita eran adictos y desde los tres meses de edad habían perdido la custodia. Pero durante los cinco meses que había estado en el hospital nadie la había visitado.

Liz decidió que iba a ser su madre.

– Fue algo con sus ojos azules que captó mi atención. Sentí que tenía que proteger y amar a esta niña, le dice Liz a Boston.com.

Liz pronto comenzó con los papeles para poderse llevar a Gisele a casa.

– Ella estaba atrasada en el desarrollo y me la quería llevar a la casa para que pudiera florece, cuenta Liz.

“Un sentimiento que no puedo describir”

Tres semanas más tarde Liz supo que se podía llevar a Gisele a casa, pero que se iba a hacer todo lo posible para que se pudiera reunir con sus padres biológicos.

Por eso los padres biológicos de Gisele la iban a visitar de vez en cuando, bajo supervisión. Pero al final se determinó que ellos no eran cabales de cuidar a un niño, así que sus derechos con Gisele se detuvieron.

– El día que recibí la llamada sobre el hecho que sus padres biológicos habían perdido los derechos fue muy triste. Mi triunfo era la pérdida de otro, cuenta Liz.

Pero después de 18 meses llegó la noticia que Liz oficialmente era la madre de Gisele.

– Cuando me convertí en su madre realmente fue un sentimiento que no puedo describir.

Hoy en día Gisele es más fuerte y feliz que nunca.

¡El destino unió a Liz y a Gisele, fantástico!

Por favor comparte este artículo y difunde un poco de alegría.