Niña, 10 años, pasa su cumple en la sala de emergencias tras intento de suicidio – fue acosada en el colegio

Lilly-Jo Caldcott ha sido descrita como un rayo de sol por sus seres queridos.

Como a cualquier otra niña de diez años, le gustaba jugar con sus amigos, explorar la naturaleza, y disfrutar de su familia.

Pero cuando Lilly-Jo de repente empezó a no participar en las actividades sociales y dejó de comer, su madre supo que ocurría algo que no estaba bien.

No obstante, su madre nunca imagino la pesadilla con la que se iba a encontrar.

Pocas semanas después de comenzar la escuela secundaria en Worcester, Inglaterra, Lilly-Jo dejó de querer ir al colegio. La pequeña admitió de inmediato que estaba teniendo problemas con otra niña en la escuela, dijo su madre.

El maltrato, tanto físico como psicológico, empeoró y Lilly-Jo se encerró cada vez más en si misma.

Nada cambió

Llevarla a la escuela por la mañana era una batalla ya que Lilly-Jo estaba tan angustiada; No comía y se estaba enfermando.

Su madre comentó a  Worcester News que durante 12 semanas, ella había estado en el colegio cada día tratando de resolver el problema con el personal, pero nada cambió.

Mercredi 14 Novembre 2018 La maman de la petite a conduit sa fille à l’hôpital après qu’elle ait refusé de manger et…

Gepostet von Le Harcélement am Mittwoch, 14. November 2018

En una carta al director de la escuela, la madre Jess describió el infierno que Lilly-Jo dijo estaba experimentando.

“Le ha jalado del pelo, empujado, golpeado a Lilly-Jo y también cerró la puerta de un casillero haciendo daño a Lilly-Jo, le pisó el pie cuando estaba lesionado, la lista es interminable”.

“Dos semanas más y ella hubiera muerto”

Un lunes por la tarde, llevaron a Lilly a su médico después de que admitiera ésta que se había tomado un número indeterminado de píldoras.

El médico le dijo a Jess que llevara a su hija a emergencias inmediatamente después de mostrar signos de desorientación. Pasó la noche en el hospital y a la mañana siguiente estaba en condiciones estables.

Gepostet von Jess Brown am Sonntag, 28. Januar 2018

“Tengo ahora ingresada a mi hija en el hospital el día de su cumpleaños, bajo medicación, y varios médicos examinando su salud mental, dice Jess.

Con todo lo ocurrido, una niña alegre y divertida se había visto obligada a intentar quitarse la vida. “El médico dijo que si la hubiéramos dejado dos semanas más, estaría muerta. No voy a enterrar a mi hija”, agregó Jess.

Jess sacó a su hija de la escuela y hoy se siente capaz de hablar sobre su terrible experiencia.

“¡Extremadamente serio!”

El director de la escuela dijo que después de haber sido informado sobre el acoso, la escuela tomó las medidas pertinentes.

“Esta escuela se toma muy en serio todas las acusaciones de acoso escolar, incluyendo el racismo, la homofobia, el maltrato de género o el acoso relacionado con las discapacidades”, dijo el director.

“La escuela tiene una política contra el maltrato muy estricta”.

Cuando una niña de 10 años trata de quitarse la vida por problemas de maltrato, ello dice algo sobre la sociedad y el sistema educativo, a pesar de todos los intentos por resolver la situación.

Afortunadamente, los médicos pudieron salvar a Lilly-Jo, pero en algunos casos, los padres se han visto obligados a enterrar a sus hijos demasiado pronto. Los jóvenes que informan haber sido acosados con frecuencia, tienen un mayor riesgo de comportamientos relacionados con el suicidio y además de tener una mala salud física y mental.

Gepostet von Jess Brown am Samstag, 2. März 2019

Nadie debería enterrar a sus hijos a consecuencia del maltrato. Estoy compartiendo la historia de Lilly para resaltar la importancia del asunto y para que todos nos demos cuenta de la seriedad y las consecuencias del maltrato.

Si conseguimos que más personas puedan leer esto y se den cuenta de lo terrible que es el acoso, podemos evitar que otros sufran lo que ha sufrido Lilly. 

Si la historia de Lilly-Jo te ha conmovido a ti tambien, por favor ayúdanos a crear conciencia sobre el acoso escolar compartiendo su devastadora historia con la esperanza de salvar las vidas de otros niños.