Niña indefensa de 3 años muere de hambre en apartamento, mientras su madre baila por dinero

Los niños son nuestro orgullo y alegría y asegurarse de que crezcan y se conviertan en jóvenes saludables y fuertes debería, sin lugar a dudas, estar en la parte superior de la lista de prioridades de cada padre.

Entonces, cuando escuchamos que a los niños se los descuida, a muchos de nosotros nos parece imperdonable.

Una niña de dos años en Georgia, Estados Unidos, murió de hambre cuando la dejaron sola en la noche mientras su madre salía a bailar por dinero. Ahora ella tiene que responder ante la justicia.

Devin Moon, de Gwinnett Country, Estados Unidos, dejaba a su hija de 10 a 12 horas sola en la noche regularmente, dijo la policía, según el New York Post.

Las autoridades creen que Reygan fue abandonada en su casa de Lilburn mientras que la madre de 29 años iba a trabajar a un club local, según el artículo.

Llamaron a la policía después de que la madre encontrara a su bebé débil y sin vida después de una noche bailando en el club.

Shutterstock/esta foto no corresponde al niño del artículo

Demasiado tarde

Inmediatamente llamó al 911 y dijo que su hija “no respondía” y que “estaba fría al tacto”, informó el New York Post.

Ella llamó al 911 y dijo que Reygan “no respondía” y que “estaba fría al tacto”. Lamentablemente, la ambulancia y la policía llegaron demasiado tarde para esta niña indefensa.

La niña, que habría celebrado su tercer cumpleaños, estaba muerta cuando llegaron.

Shutterstock

En este momento, la causa de la muerte aún no estaba clara, y no se tomaron medidas contra la madre.

Dos días después, sin embargo, un examen reveló que la causa de la muerte fue negligencia debido a su desnutrición. Ella solo pesaba 6 kg.

La madre ahora enfrenta cargos por crueldad infantil y homicidio.

Es absolutamente horrible que una niña tan pequeña haya tenido que dejarnos y, lo que es peor, que esta niña muriera de hambre en lugar de estar bien nutrida y amada como todo niño merece.

Por favor comparte esta publicación para llamar la atención sobre el hecho de que los niños pequeños NUNCA deberían quedarse solos por tanto tiempo.