Niña recién nacida no puede dejar de sonreír – días después la sonrisa de la nena resulta ser un raro síndrome

Ver a su hijo por primera vez después de un parto es un momento mágico.

Es un momento que será recordado para toda la vida.

Cuando nació la hija de Vanessa, Emy, la niña inmediatamente le sonrió con una gran sonrisa.

Pero cuando la madre miró a la niña de cerca vio que sus dedos estaban hundidos hacia adentro, inmediatamente contactó a los médicos.

Esta era la cuarta hija de Vanessa, todos sus embarazos habían sido complicados. Cuando Emmy nació la madre notó inmediatamente algo raro con ella.

Desde que la pequeñita Emmy nació siempre sonreío, lo cual dejó a la madre Vanessa pensativa.

Y resulta que la sonrisa iba a ser otra cosa diferente.

Sonrió inmediatamente después del parto

Un tiempo después del parto Emmy seguía sonriendo, exactamente como lo había hecho el primer día.

Vanessa obviamente quería pensar que esto solo significaba que Emmy estaba feliz, pero después de que la pequeñita torciera sus dedos de una forma rara la madre empezó a sospechar que algo estaba mal.

Vanessa contactó a los médicos para ver qué era lo que pasaba, pero le dijeron que “solo estaba buscando errores”, escribe The Mirror.

Pero la intuición de Vanessa sí le decía que algo estaba mal, empezó a investigar ella misma y descubrió que si un niño tiene los dedos hacia adentro esto puede ser una señal de varios diferentes síndromes.

Ella no podía entender por qué el personal del hospital no había tomado esto enserio.

Buscó a un especialista después de que el hospital la mandara a la casa

Después de ocho días en el hospital Emmy y la madre Vanessa se fueron a la casa. A pesar de que los médicos no la habían escuchado ella no se dio por vencida.

En cambio buscó a un especialista que revisó a Emmy.

Pronto diagnosticaron a la pequeñita con el síndrome de Williams.

“Típico de las personas con el síndrome de William es una combinación de rasgos de apariencia característicos, síntomas cardíacos y vasculares, discapacidad intelectual con un perfil de talento desigual y un comportamiento particular. Las personas que tienen el síndrome a menudo son muy similares en términos de apariencia y personalidad”, según Williamssyndrom.se

Desde 2013 Emmy ha tendido que pasar por varias cirugías de corazón, según su mamá se encuentra bien ahora.

– Los días especiales que tengo con Emmy no son los “grandes” días con viajes a Disney, sino que es cuando nos acurrucamos en el sofá un día lluvioso, cuenta Vanessa.

Lo que pide la madre de Emmy

Vanessa cuenta que muchos crees que Emmy sonríe todo el tiempo, pero ella quiere crear conciencia de que ella es como cualquier otro niño que tiene diferentes sentimientos.

– Me encantaría si Emmy pudiera conducir, ir a la universidad, casarse (si es que quiere), dice la madre y agrega:

– Quisiera que tenga un trabajo del que está orgullosa y donde se siente apreciada. Quisiera que tenga unas buenas amistades. Pero más que todo espero que siempre sea feliz.

¡Qué bueno que no te rendiste, Vanessa! La intuición de una madre siempre hay que escucharla. ¡Emmy, te deseamos toda la felicidad del mundo!