Niña saluda todos los días al tren, 3 años después el conductor ve una nota en la ventana

El dicho “no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes” se puede aplicar a muchas cosas en la vida.

Y para algunos conductores de trenes en Tulsa, Oklahoma, eso era la amistad con una niña llamada Rio, que les saludaba todos los días desde la ventana de su casa al lado de las vías del tren.

Tres años después de que Rio les saludara todos los días, los conductores del tren notaron que la niña ya no estaba a diario. Pero vieron una nota que rompió sus corazones.

Briana Hefley Shepard publicó la conmovedora historia en la página de Facebook Love What Matters, que puedes leer en su totalidad aquí:

Facebook / Briana Hefley Shepard

“El negocio de mi familia se mudó a una nueva ubicación hace tres años. Ahora está justo al lado de las vías del tren, lo que significa que tenemos un asiento de primera fila para toda ver la locomotora todos los días. Río lo hace como un ritual que no se pierde ni un sólo día”.

No pasó mucho tiempo hasta que los conductores notaron que Río les saludaba y les devolvía esas olas. Con el paso del tiempo, se convirtió en su ritual. Soplaban sus silbatos, ella corría hacia la ventana, abrían sus ventanas y todos saludaban y sonreían de oreja a oreja. Era muy conmovedor.

 

Facebook / Briana Hefley Shepard

“Entonces, hace unas semanas, Rio comenzó la escuela. Su transición a la escuela diaria fue más dificil de lo que esperaba, pero lo sentí aún más fuerte el primer día cuando llegó el tren y ella no estaba.

Soplaron sus silbatos, abrieron sus ventanas, pero yo era el único que estaba allí, casi llorando y saludando débilmente. Al día siguiente hice un cartel, simplemente escribí: “Ella comenzó la escuela”. Escuché el silbato, corrí hacia la ventana y sostuve mi cartel. Eso fue hace tres semanas.”

Pixabay

“Esta mañana, unos minutos después de que entré en la tienda, alguien llamó a la puerta. Era un hombre con una camisa amarilla brillante con tapones para los oídos colgando. Supuse que era un trabajador de la construcción que venía a hablar sobre la construcción, porque eso es lo que hacemos aquí. Estaba equivocado. Él estaba allí para preguntar por la niña de cabello rubio que saludaba a los trenes.

Él era uno de los conductores y todos se habían estado preguntando qué le había pasado. Hoy habían tenido un tren corto, por lo que se detuvieron por las vías, caminaron hasta nuestro edificio y llamaron a nuestra puerta. Oh, me emocioné tanto…habían visto mi cartel, pero no pudieron distinguir lo que decía. Habían asumido que ella había comenzado la escuela, pero tenían que asegurarse. Dijo que los saludos de Río habían alegrado sus días durante los tres años que habían compartido esos momentos”.

Facebook / Briana Hefley Shepard

“¿Quieren hacer algo por ella? la extrañan ¡Él preguntó si podían enviarle algo, a lo que dije que por supuesto! Le van a enviar un regalo de cumpleaños en unas pocas semanas.

Ser testigo de su amistad poco convencional en los últimos años ha sido mágico. Saber que los impactó tanto como nos impactó, me llena de amor y esperanza. La visita de hoy y su continua amabilidad a Río ha reafirmado mi fe en la bondad y la humanidad. Estos son momentos que siempre recordaremos “.

Facebook / Briana Hefley Shepard

Río siempre recordará estar de pie junto a la ventana y mirar los trenes, saludar a los conductores todos los días y escucharles sonar el silbato del tren solo para ella.

Un poco de amabilidad recorre un largo camino, al igual que la amabilidad que los trabajadores del ferrocarril le mostraron a esta pequeña niña que ha impactado su vida para siempre.

Esta historia es un hermoso ejemplo de amistad y cómo las pequeñas cosas de la vida pueden hacer una gran diferencia. Nunca debemos dudar en hacer algo bueno por un extraño.

¡Por favor, si piensas que esta hermosa historia es realmente conmovedora, compartelá con tus amigos y seres queridos!