Niño enviado a casa con medicación para el dolor de dientes – muere tres días después de meningitis

Cuando se trata de niños, el instinto de una madre siempre debe tomarse en serio. Un padre es el que sabe cuando algo está muy mal con su hijo.

Los padres de Malakai Parone, un bebé de 7 meses, buscaron rápidamente ayuda en el hospital ante un pico muy fuerte de fiebre del niño. Pero a pesar de que no cesaron en buscar la ayuda que creían que el niño necesitaba, los médicos cometieron un error al no ver el peligro.

El niño fue enviado a su casa con medicamentos para el dolor y a sus padres se les dijo que era porque le estaban saliendo los dientes: dos días después murió de meningitis meningocócica, según informó 7News.

GoFundMe

Una investigación sobre la muerte de Malakai en un hospital de Perth, Australia, descubrió que los médicos no reconocieron sus síntomas cuando fue enviado a casa desde dos hospitales a los que acudieron los padres, en agosto de 2016.

El forense supo que los síntomas de Malakai finalmente fueron reconocidos por la familia del médico de cabecera y por una tercera visita al hospital donde lo conectaron al soporte vital.

Pero para entonces ya era demasiado tarde y Malakai murió tres días después de su primera visita al hospital.

Dr William Holloway dijo durante la investigación que la falta de consistencia en el tratamiento de Malakai en los diferentes sitios, pudo contribuir como un factor para que la vida del niño se perdiera definitivamente, según informa 7 News

Mis pensamientos van para la familia del bebé. Descansa en paz, ahora estás a salvo con los ángeles. ¡Qué Dios te bendiga!

Comparte para que más padres sepan que no tienen que seguir al pie de la letra las palabras del médico si no están satisfechos con su respuesta.

Espero que los hospitales y médicos involucrados hayan cambiado sus prácticas para que nada de esto vuelva a suceder.