Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La familia había perdido la esperanza con su bebé enfermo – entonces aparece un inesperado héroe

Sarah y Chris St. James se pusieron contentísimos cuando supieron que Sarah estaba embarazada de su segundo hijo, una niña.

Y como todos los padres, estaban muy felices al ver que su hija llegaba al mundo sin grandes complicaciones.

No fue hasta que llegaron a casa cuando se dieron cuenta de que algo no iba bien.

La niña, Sloan, nació feliz y sana pero cuando tenía dos meses, sus padres se dieron cuenta de que iba engordando más de lo normal, sobre todo alrededor del estómago.

Su bebé comía normal, se desarrollaba como debería acorde a su edad, pero su gran barriga seguía creciendo y creciendo, y entonces Sarah y Chris se empezaron a preocupar.

En lugar de llevar a Sloan a un pediatra, Sarah y Chris la llevaron directamente al hospital de Boston coincidiendo con el control de los cuatro meses. Se habían dado cuenta de que su barriga crecía más de lo normal, pero esperaban que los médicos los tranquilizasen.

Lamentablemente, el médico hizo un descubrimiento y les comunicó las noticias que menos querían escuchar. Seguramente muchos padres se habrían deprimido por las malas noticias, pero esta pareja no estaba dispuesta a darse por vencida.

Facebook/Sarah St James

Los médicos le diagnosticaron a la niña una enfermedad de hígado, llamada atresia biliar, que bloquea o daña las vías biliares. Esto hace que el ácido biliar permanezca en el hígado y acabe descomponiéndose si no se hace nada.

La corta vida de Sloan pedía de un hilo. Sarah cuenta al periódico Sentinel Source:

”La llevamos al hospital para quedarnos tranquilos y en lugar de eso recibimos un mensaje devastador que nos dejó helados.”

“Nos pudimos llevar a Sloan a casa, pero pronto tuvimos que volver al hospital. Solo una semana después estábamos en urgencias.”

Facebook/Sarah St James

Lo único que podía salvar a esta pequeña era un transplante de hígado, y era urgente.

Ni Sarah ni Chris tenían grupo sanguíneo compatible con el de su hija, el grupo O, así que continuaron contando su historia a todos los que pudieron con la esperanza de encontrar un donante compatible y dispuesto.

Las normas para las donaciones son muy estrictas. Tiene que ser un familiar o conocido, tiene que querer y además hacerlo gratis.

El donante tiene que pasar también un test psicológico y, obviamente, tiene que ser físicamente compatible con el enfermo.

Un amigo de la familia, Jake Tenney, vio que pedían ayuda a través de las redes sociales y compartió su historia en Facebook.

Entonces apareció un inesperado héroe. El desconocido era perfecto en muchos sentidos, y estaba acostumbrado a salvar vidas.

Facebook/Sarah St James

Se trataba de Steve Tenney, hermano de Jake, quien llegó al rescate. Steve era un veterano de guerra, y ha trabajado en la policía de New Hampshire durante 18 años.

Tenía 40 años y estaba en plena forma. No había visitado al médico en más de una década y nunca había pasado ni una noche en el hospital, hasta ese momento.

Tras pasar una serie de pruebas médicas, lo operaron para extraerle el 20% del hígado. Hasta ese momento aún no había conocido a Sloan, cuya vida iba a salvar.

”No lo dudó”

”Afortunadamente estaba en un buen momento de mi vida y lo hablé con mi esposa. No había que darle más vueltas. Si puedes ayudar a una bebé de 4 meses y salvarle la vida, lo haces”, cuenta Steve.

Gracias a Dios las dos operaciones salieron bien. El hígado es un órgano capaz de regenerarse por sí solo, así que el hígado de Steve volverá a estar completo de forma natural.

Y a medida que Sloan crezca, su hígado va también a crecer con fuerza.

Aunque a la pequeña tuvieron que extirparle su hígado, siempre va a poder contar que una parte de su héroe siempre estará con ella.

Facebook/LynnTenney

Esta es la historia más bonita que he leído en mucho tiempo. La vida de Sloan podía haber acabado ahí, pero gracias a la bondad de Steve, esta historia ha tenido final feliz y un ángel en sus vidas. 

No dudes en compartir este artículo para aplaudir el gesto de este héroe. ¡Sin duda se merece todo el reconocimiento del mundo!