Una residencia de ancianos al descubierto tras las imágenes de una cámara oculta

Las tres hijas de una mujer de 71 años tenían un mal presentimiento siempre que iban a visitar a su madre a la residencia de ancianos. Por este motivo, una de ellas propuso colocar una cámara oculta para ver si su preocupación tenía fundamento. Pero lo que la cámara captó era mucho peor de lo que ellas podían haber imaginado.

Tres hermanas sospechaban que algo raro pasaba con su madre en la residencia de ancianos donde estaba ingresada. Como su madre padecía de Alzheimer y Parkinson, le era muy difícil explicar lo que realmente ocurría en la residencia. Pero cuando la anciana un día dijo que el personal parecía que no la quería, saltaron las alarmas.

“Tuve mala conciencia”

Las hermanas colocaron una cámara oculta en la habitación de la madre y lo que vieron después les produjo un terrible shock ya que era mucho peor de lo que imaginaban. En la grabación se ve claramente como el personal tira de por los brazos y cuando la mujer, de 71 años, pone resistencia, la sueltan y la dejan tirada en el suelo. En una ocasión se ve cómo la madre llora.

– “Al instalar las cámaras tuve mala conciencia. Pero lo que se filmó me causó un tremendo shock. Una persona que trata así a otra persona, no tiene nombre. Ver las imágenes y ver a mi madre llorar, me rompió el corazón”, dice una de las hijas, Kelly Lewis al Mirror.

Äldreboende
Foto: Feature world

Pero no solo eso, en varias ocasiones se ve en el vídeo cómo la madre pide ir al servicio y la respuesta es un claro no, además de no recibir ayuda para acompañarla allí.

Ese maltrato se produjo en una residencia de Gran Bretaña, y las maltratadoras eran tres cuidadoras. Cuando se mostró la prueba del vídeo, las tres cuidadoras no pudieron negarlo y fueron despedidas de su trabajo. Fueron condenadas a trabajos comunitarios pero se libraron de ir a la cárcel.

– Estamos muy enfadadas porque las tres mujeres merecían la cárcel. La única razón por la que confesaron era porque había una prueba clara grabada en vídeo, dice la hija mayor, Teresa Bestwick,a Mirror.

Me entristece tanto oír este tipo de noticias y lo peor es que pasa en otras residencias sin que lo sepamos. Comparte para advertir a los demás. ¡Qué nadie crea que se puede librar de recibir su merecido!