3 amigos van a gastarle una broma al novio – las atrevidas bromas a Janne hacen que su noche de bodas sea un auténtico desastre

Casarse es algo fantástico en todos los sentidos. Uno jura amor a su amada y luego celebra la fiesta junto con todos los seres queridos.

Es un maravilloso día para la familia y los amigos. Todos deben vestirse elegante, beber y comer bien celebrando el amor de la pareja.

La boda es también la ocasión perfecta para bromear con la pareja, escribiendo un pequeño discurso. Bueno, unos invitados bromean con un discurso y otros lo hacen de otra manera.

En esta divertida historia, que por supuesto es ficticia, la broma va un poco más allá de lo habitual. Pero esto es lo divertido con estas “bromas”, que suelen no ser aptas para menores y que suelen terminar con un giro verdaderamente descarado. ¡Esta broma me la envió un amigo y me hizo tanta gracia que la comparto con vosotros!

Llegó el día de la boda de Janne y sus tres amigos Pontus, Karl y Jimmie se reunieron y discutieron sobre las bromas que le iban a hacer a la pareja de novios el día de su noche de bodas. Decidieron que iban a hacer algo que tuviera que ver con sus trabajos.

Cortó las patas de la cama

Pontus trabajaba como carpintero y por lo tanto decidió cortar las patas de la cama para que se rompiera durante la noche de bodas. Karl era electricista iba a conectar electricidad en la cama. Y Jimmie que trabajaba como dentista no se atrevió a contar lo que había pensado hacer como broma – pero les prometió que lo iban a recordar para siempre.

La boda y su celebración resultaron un éxito y unos días más tarde todos los invitados recibieron una tarjeta de agradecimiento.

”Como agarre al idiota…”

La tarjeta contenía una linda fotografía de la pareja y un texto que decía así:

”Queridos amigos,
Queremos agradeceros vuestra compañía y todas las felicitaciones recibidas en el día de nuestra boda, además de vuestro esfuerzo para hacer de ese día, un día memorable. No ponemos ninguna objeción al corte de las patas de la cama, haciendo que se rompiera al echarnos. ¡La verdad es que resultó divertido! La descarga eléctrica fue primero una experiencia impactante, pero en realidad demostró tener un efecto positivo en la prestación del novio. PERO – como encuentre al idiota que colocó anestesia local en el tarro de la vaselina, SE VA A ENTERAR….”

¡Me reí tanto al leer el final que se me salían las lágrimas! Comparte este divertido artículo para que tus amigos puedan también reírse hoy – ¡seguro que lo van a apreciar!