3 moteros acosan a un anciano de 91 años – entonces él se levanta y se toma la revancha

Nunca debemos burlarnos de los hombres y las mujeres mayores. Ellos están llenos de sabiduría y experiencia – y por supuesto debemos respetarlos ya que ellos han estado contribuyendo con la sociedad desde hace mucho tiempo.

Son especiales, con un toque extra que les hace casi siempre encantadores y con ellos se pueden compartir maravillosas historias del pasado. Por eso creo que esta ficticia y divertida historia es estupenda – y por supuesto una de mis favoritas.

¡Espero que a ti también te guste – y que además la quieras compartir con tus amigos!

Pekka, un anciano de 91 años, estaba sentado tranquilamente en un bar de carretera, al que llegó con su gran tractor, cuando 3 robustos motoristas aparecieron por el lugar.

El anciano se había pedido un bocadillo, un café y una tarta de manzana.

El primer motero se acercó al anciano, le quitó el bocadillo y se lo llevó entero a la boca. Se río de Pekka y se marchó.

El segundo motero se acercó también al anciano, cogió su taza de café, la giró y se la vertió en la cabeza a Pekka.

Ninguna de estas personas tienen algo que ver con esta historia ficticia. Fuente de las imágenes: Flickr.

El tercer motorista gruñó amenazante acercándose al anciano. Le cogió el plato de pastel de manzana y se engulló el contenido. Después se limpió las migajas echándolas a las rodillas de Pekka. Se dio media vuelta y se sentó con sus otros dos amigos.

Sin mediar palabra el anciano se levantó, abrió su cartera, pagó – y se fue del bar.

”Ah! No era demasiado hombre”, Dijo uno de los moteros sarcásticamente a una camarera.

Ella sonrió y respondió:

”Parece que tampoco era muy buen conductor de tractores. Al echar marcha atrás el tractor se ha llevado por medio tres motocicletas que estaban aparcadas…”

¡Nunca se debe uno burlar de hombres o mujeres con carácter! Dale a me gusta si estás de acuerdo.

 

Leer más sobre