La razón por la que no debes discutir con un azafato gay

Un azafato gay tuvo una forma muy interesante de tratar con una pasajera esnob que se negaba a plegar su bandeja para el aterrizaje.

El asistente de vuelo le pidió a esta mujer que levantara su bandeja, pero ella no se inmutó y, en cambio, le habló condescendientemente.

Nunca adivinarás lo que dijo.

 

Mi vuelo estaba siendo atendido por un azafato obviamente gay, que lo estaba haciendo magníficamente. Parecía poner a todos de buen humor mientras nos servía comida y bebidas.

Cuando el avión se preparaba para descender, se acercó al pasillo y nos dijo:

“El Capitán Marvey me ha pedido que anuncie que aterrizará este gran avión en breve, gente encantadora, si pudieran plegar sus bandejas sería estupendo”.

En su viaje de regreso por el pasillo, notó que una mujer joven extremadamente bien vestida y exótica no había movido un músculo.

“Tal vez no me escuchaste por esos grandes motores, pero te pedí que levantaras la bandeja”.

Con calma volvió la cabeza y dijo: “En mi país, me llaman princesa y no recibo órdenes de nadie”.

A lo que el azafato respondió sin perder la calma:

“Bueno, mejillas dulces, en mi país me llaman reina, así que te supero. Bandeja arriba, perra”.

¡He leído esto muchas veces y nunca dejo de reír!

¡Comparte esto con tus amigos haciendo clic a continuación!