Estudiante camina 30 km en la oscuridad para llegar al trabajo: Cuando el jefe se entera de la verdad, rompe a llorar

Las noticias hoy en día parecen solo plagadas de desastres, crímenes y otros horrores – tanto que a veces siento que no quiero ver ni leer nada en los medios de comunicación.

Naturalmente, es importante hablar de los problemas que hay en la sociedad. Pero a veces me pregunto por qué son los que más daño hacen los que obtienen mayor atención, mientras que los que de verdad merecen ser celebrados quedan en la sombra.

Como Walter Carr, un estudiante de Alabama, en los Estados Unidos, quien se ha convertido en una verdadera inspiración.

Estas son la clase de historias que uno quiere leer. Creo que si se habla más de este tipo de historias, la gente se dará cuenta de que esta son la clase de héroes que necesitamos como modelo en la sociedad.

Todo comenzó cuando el automóvil de Walte se averió. Acababa de encontrar un trabajo nuevo en la empresa de mudanzas Bellhops, pero el día antes de empezar, sufrió una averió.

Muchas de las personas que viven lejos del trabajo, seguro que verían esto como un problema que les haría imposible ir a trabajar, pero no Walter.

Posted by Walter Carr on Friday, 9 September 2016

Para no perder su trabajo, este humilde trabajador decidió caminar alrededor de 30 kilómetros hasta su trabajo. Tuvo que salir de casa a media noche para poder estar allí a a tiempo a la mañana siguiente.

Cuando la policía vio a Walter caminando solo a lo largo de la carretera, en medio de la noche y la oscuridad, lo pararon y lo interrogaron. Se quedaron tan impresionados por su respuesta que lo llevaron a la ciudad y lo invitaron a desayunar.

Ese día, su primer día de trabajo, Walter tenía que ayudar en la mudanza de una señora, llamada Jenny Lamey, y su familia.

Lo llevó la policía

Gracias a que la policía lo llevó, Walter pudo llegar a la casa de Jenny y su familia antes de lo acordado. Cuando llegaron, los policía le contaron a la familia de Jenny por qué Walter llegaba tan pronto.

Jenny se quedó tan impresionada que le preguntó a Walter si quería entrar y descansar antes de comenzar a trabajar. Pero Walter declinó su ofrecimiento y le dijo si podía comenzar a trabajar directamente.

Jenny no podía sacarse de la cabeza la historia de la fuerza de voluntad y dedicación de Walter y decidió compartir la anécdota en su página de Facebook.

Somehow my original post was deleted. Here is it again!! I am overwhelmed that it was shared over 800 times in one day!…

Posted by Jenny Hayden Lamey on Sunday, 15 July 2018

Su historia pronto se difundió y llegó a los oídos del director de la empresa, Luke Marklin.

Luke se quedó tan emocionado al saber de la disciplina extrema de Walter que decidió hacerle un regalo… las llaves de su propio auto.

“Esta es una historia increíble”, escribió Luke en Twitter. “El regalo y el corazón de Walter son una muestra precisamente de la cultura de Bellhops. Me siento muy orgullos de formar parte del mismo equipo de Walter…”.

Cuando Walter recibió las llaves de nuevo auto, casi no podía hablar y luchaba por contener las lágrimas.

Primer trabajo en mucho tiempo

Walter explicó después que Bellhops era su primer empleo en mucho tiempo y quería estar seguro de mostrar su dedicación.

“Voy a a conseguir este trabajo, de una forma u otra, nadie lo va a impedir”, se dijo a sí mismo.

También le dio las gracias a sus padres por convertirlo en la persona que es. La familia no lo ha tenido fácil, entre otras cosas, lo perdieron todo en el huracán Katrina y se vieron obligados a mudarse a Alabama.

“Quiero que la gente sepa que, no importa lo grande que sea el reto, puedes con él”, dice Walter. “Nada es imposible si no lo haces imposible. Solo tú decides hacerlo”, dijo, conteniendo las lágrimas.

Comparte esta historia para rendir homenaje a Walter y su increíble disciplina y dedicación. Más gente debería ser como Walter y ver oportunidades en lugar de desafíos. La vida siempre nos manda desafíos – solo necesitamos aprender a superarlos con fuerza, como hizo Walter.