Precioso gesto: Ve a mujer mayor llorando en la calle – y corre a ayudar sin pensárselo

Muchos de nosotros encontraremos o ya hemos encontrado a nuestra alma gemela, un marido, esposa o una pareja con la compartiremos el resto de nuestra vida juntos.

Se comparten momentos de alegría pero también de dolor. Al final llegará también ese triste momento en el que uno deberá despedirse por última vez de su compañero.

Una cosa que he aprendido en todo este tiempo, es a ser agradecido con los vecinos ayudándoles cuando lo necesiten. Una relación de vecindad en la que se ayudan los unos a los otros puede incluso ir desarrollándose y llegar a ser una buena amistad.

#BabyArcher’s fan club

Gepostet von Aldon O'neill Ward III am Freitag, 6. März 2020

Por eso todos querían tener como vecino a Aldon O’neill Ward. Siempre trataba de hacer sonreír a la gente cuando pasaban delante de su jardín.

Un día se dio cuenta de que una mujer tenía lágrimas en los ojos, y vio que ella no podía sonreír. Algo le pasaba, ya la conocía de antes.

Se encontró con sus vecinos ancianos

En 2011, Aldon vio por primera vez a la mujer paseando con su marido cerca de casa. Llevaban la ropa bien combinada, zapatos blancos y bastones en la mano.

Solían enviar cariñosos besos a los perros de Aldon que estaban en el jardín, comentaban el maravilloso día que hacía, lloviera o saliera el sol.

Fuente de la imagen: Facebook/Aldon O’neill Ward III

“Siempre sonreían, saludaban, bailaban”, escribe Aldon en una larga publicación en Facebook. Recordaba todas las veces que él ponía música en su garaje, algo que la pareja apreciaba.

Tenía lágrimas en los ojos

Pero ese día, hace algunos meses, todo iba a cambiar. Aldon vio a la mujer andando sola, con lágrimas en los ojos.

Aldon estaba fuera regando el césped cuando vio a la mujer andar con su ropa deportiva, zapatillas blancas y los bastones en las manos. Algo no marchaba.

Él saludó con la mano y preguntó “¿dónde está tu media naranja?” sonriendo. La mujer tenía la voz temblorosa y sacudió la cabeza, respondiendo a través de sus grandes gafas de sol negras.

“Ya no está aquí”.

El hermoso gesto de Aldon con la viuda

El corazón de Aldon se quedó helado. Se dió cuenta de que la mujer había perdido a su marido. La mujer estaba en mitad de la calle llorando. Aldon sabía exactamente lo que tenía que hacer, dejó la manguera y salió corriendo.

Fuente de la imagen: Facebook/Aldon O’neill Ward III

“Salí corriendo hacia la calle con el corazón encogido hasta donde estaba la mujer. Ella se dio la vuelta con lágrimas que le resbalaban por las mejillas. No dijimos nada. Le di un abrazo, un gran abrazo. Como si fuera mi madre o mi abuela”, escribe Aldon en Facebook..

“Necesitaba ese abrazo”

Se apoyó en su pecho y lloró.

“Solo intento hacer las cosas que siempre solíamos hacer, así siento que él está presente. Necesitaba este abrazo más de lo que puedas imaginar. Gracias por toda la música ”, respondió ella.

No siempre podemos hacer que otras personas estén de buen humor. Pero lo que si podemos hacer es estar ahí para apoyar, mostrando que nos importan. La reacción de Aldo significa más que mil palabras. Un fantástico gesto de una persona hacia otra.

Por favor, comparte este artículo para rendir homenaje al lindo gesto de Aldon hacia esa vecina.