A mujer (88 años) le dijeron que su hija murió en 1949, entonces escucha las palabras: ‘No estoy muerta’

Un recién nacido sano es un maravilloso regalo. Y no me puedo ni imaginar el dolor de llevar en tu vientre a un hijo, dar a  luz y que luego te digan que tu bebé ha muerto.

Genevieve Purinton tenía 18 años cuando dio a luz a una niña, en Indiana (Estados Unidos). Cuando tuvo a su hija, en 1949, eran otros tiempo. Ella era una joven soltera y los médicos se llevaron a su bebé y le dijeron que había muerto.

Image result for Genevieve Purinton
Fox / Youtube

No me quiero ni imaginar lo desgarradora que esa noticia tuvo que ser. Todo lo que Genevieve quería era sostener a su bebé en sus brazos, y nunca tuvo esa posibilidad.

“Cuando les dije que quería ver a mi bebé, me dijeron que había muerto”, cuenta Genevieve a Fox News.

Tristemente, Genevieve nunca pudo volver a tener hijos, debido a una histerectomía (extirpación del útero) que la dejó incapaz de concebir.

A los 88 años esta anciana, que ha pasado por tanto en la vida, acabó en una residencia de ancianos en in North Tampa, en Florida. Sin hijos y siendo la única superviviente de 8 hermanos.

Pero poco podía imaginar la sorpresa que a esas alturas la vida le tenía preparada.

Image result for Genevieve Purinton
Fox / Youtube

A 2.400 kilómetros de donde vivía Genevieve, a una mujer llamada Connie le hicieron como regalo de Navidad un test de ADN.

Connie fue adoptada nada más nacer por una familia de California. Pero desde que tenía 5 años se había preguntado quién sería su madre biológica y en cuanto pudo se puso a buscar información.

Sus averiguaciones la llevaron a una mujer que reconoció a su madre, se trataba de una sobrina, y le dio la maravillosa noticia que su madre seguía viva.

El reencuentro fue muy emotivo. Ahora Genevieve, a sus 88 años, no solo ha recuperado a su hija, a la que creía muerta, sino que ha descubierto también que es abuela.

Mira este precioso reencuentro en el vídeo de abajo. Un gran ejemplo de que nunca es demasiado tarde.

No hay nada como la familia. Aunque hayan tendido que pasar 69 años separadas, es una gran alegría que al final se hayan podio abrazar. 

Compártelo con tu familia y hazles saber lo importantes que son.