Mónica, 29 años, pesa 350 kilos – sueña con no poder moverse: ”Ganar peso me hace feliz”

Mónica Riley, de 29 años, de EEUU, pesa 350 kilos. Y sin embargo no está contenta con ello, quiere tener más grasa. Sueña con llegar a la media tonelada, y no poderse mover por sí sola.

A pesar de las advertencias médicas, ella elige solo seguir comiendo, éste es su objetivo en la vida. Esta mujer de Texas no quiere someterse a operaciones que le ayudarían a perder peso, porque lo que quiere es todo lo contrario.

– “Me siento como una reina”, dice.

Esta obstinada mujer, de 29 años, ha tenido sobrepeso toda su vida. Hace unos años, estuvo a punto de someterse a una operación para reducir peso pero en el último minuto la canceló.

Y muy al contrario, Mónina Riley decidió continuar con su aumento de peso. Durante los años 2016 y 2017, los medios de comunicación se interesaron por la americana – sobre todo Expressens Hälsoliv – y ella les cuenta que no estaba contenta con su peso, 350 kilos.

Su novio la alimenta

Su objetivo es llegar a los 500 kilos, es decir media tonelada, y así ser la mujer más gorda del mundo. Un sueño que supondría no poder moverse por sí misma.

Foto: Ruaridhconnellan/Barcroft Images

El novio Sid es su “proveedor” y vive para alimentar a su pareja. Todos los días, él la da de comer a través de un enorme embudo.

– “Me siento como una reina ya que Sid me cuida mucho”, dijó hace unos meses, según el periódico británico Metro.

Foto: Ruaridhconnellan/Barcroft Images

Su ración calórica diaria está normalmente en torno a las 8.000 calorías. La ingesta recomendada para una mujer es de entre 1.700 a 2.500 calorías al día. La de Mónica está tres veces por encima de la media.

”Me hace feliz”

Muchos de las personas cercanas a su entorno, por ejemplo la madre de Mónica, son muy críticas con su estilo de vida.

– Ella (mi madre) no lo comprende y me dice que me estoy matando. Yo entiendo que se preocupa por mí, pero esta es mi vida y subir de peso me hace feliz, dice Mónica.

Foto: Ruaridhconnellan/Barcroft Images

Las críticas han disminuido un poco después de que la pareja decidió tratar de tener hijos.

– No hay nadie que me puede impedir criar a mi hijo en el dormitorio. La gente piensa seguramente que esto es egoísta, pero estoy convencida de que vamos a ser buenos padres, añade la mujer.

Ella ha comentado en varias entrevistas que está muy orgullosa de su cuerpo y no le importa que escriban sobre ella. Y todas las críticas que recibe, simplemente las aparta.

– Mi objetivo es engordar más y no poderme mover, dice Monica.

¿Qué opinas al respecto? ¿Hace lo correcto persiguiendo su sueño, o es una locura? Deja tu comentario (siempre con respeto) y comparte con tus amigos.