5 hombres jóvenes repetidamente molestan la comida del hombre mayor – haciéndolo llorar

En mi opinión, no hay manera de compensar a todos los hombres y mujeres valientes que arriesgan sus vidas por nuestra libertad y protección.

Pero podemos, sin embargo, ayudarlos orando por su seguridad, apoyando a sus familias y apoyándolos, ya sea financieramente o moralmente.

Desafortunadamente, hay muchos veteranos militares que sufren en silencio y están completamente olvidados.

Cuando este anciano veterano de Vietnam se detuvo en un restaurante para cenar, notó que cerca había una mesa de chicos más jóvenes.

No pensó mucho en eso hasta que los muchachos rodearon su mesa uno por uno, interrumpiendo repetidamente su comida.

Pronto, su conducta llamó la atención de todo el restaurante cuando el hombre comenzó a llorar.

Leo Zezoff / YouTube

Lou Zezoff, de 74 años, vive en Granite City, Illinois, Estados Unidos, con su esposa Annette.

No hace mucho, salieron a comer a un Cracker Barrel y la pareja estaba contenta de pasar un bien rato juntos. Como de costumbre, Lou llevaba su gorra de “US Navy Vietnam Veteran” cuando salió.

La pareja llegó al restaurante y, después de sentarse, Lou notó a cinco tipos sentados en una mesa cercana.

No lo sabía entonces, pero los jóvenes también notaron a Lou y su sombrero, e iban a hacer que esto se convirtiera en una noche que no iba a olvidar.

Lou Zezoff with his wife Annette (Facebook)

Después de que Lou y su esposa ordenaron, los jóvenes entraron en acción. Lou estaba disfrutando su comida tranquilamente cuando uno de los jóvenes se acercó y se paró frente a la mesa de Lou.

“Me puse de pie”, recordó Lou mientras quedó frente a frente del joven.

El joven le tendió la mano para agradecerle a Lou por su sacrificio.

El gesto cogió a Lou por sorpresa; después de todo, no es el tipo de escena que se desarrolla en los restaurantes todos los días.

Lou pensó que terminaba allí, hasta que el resto del grupo se levantó y expresó su gratitud.

“Sabía que eran militares por sus cortes de pelo, altos y apretados”, dijo Lou, explicando cómo sabía que eran militares.

Facebook / Lou Zezoff

De hecho, los jóvenes venían de la marina.

Y como mencioné,  esto no fue solo un agradecimiento simple.

Cuando el primer hombre regresó a su mesa, otro se levantó y caminó hacia Lou. Una vez más, el veterano se puso de pie y realmente no sabía lo que lo iba a ocurrir después.

El segundo joven entonces dijo: “Quiero agradecerles por los cinco”, haciendo un gesto a los demás.

Lou agradeció a los jóvenes por sus amables palabras y hablaron brevemente.

Facebook / Lou Zezoff

Lou expresó su aprecio y estaba deseando a todos los hombres un buen futuro con su carrera militar. Después de esto, volvió a su comida, pensando que era el final.

Pero minutos después de que Lou y su esposa terminaron de cenar, hizo una seña a un camarero para que les trajera la cuenta.

Cuando el camarero llegó a su mesa, tomó la cuenta con una gran sonrisa en su rostro y dijo, “Este es tu día de suerte”.

Los jóvenes marinos habían pagado la cena de Lou.

Además, había un mensaje en el recibo.

Uno de los marinos había escrito, “Semper Fi” en la parte superior con un “¡Oorah!” en la parte de abajo.

Facebook / Lou Zezoff

Lou quedó completamente sorprendido, se acercó a su mesa y puso su brazo alrededor de uno de los chicos, insistiendo en que no tenían que pagar su cena. Un simple “gracias” era suficiente.

“No tienes que hacer esto. Lo sé, estando en el ejército uno no gana mucho dinero”, les dijo Lou.

Pero los marinos se mantuvieron firmes.

“Querían que supiera cuánto me apreciaban”, dijo Lou.

Cuando Lou y Annette estaban a punto de irse, sucedió algo más que dejó a todos los invitados asombrados.

Sabiendo que cada uno ya iba irse por su lado, los jóvenes marinos querían darle al veterano una última muestra de respeto.

Mientras el quinto hombre estaba pagando la cuenta, los otros cuatro se acercaron a la mesa de Lou y sacaron la mano para despedirse del hombre una última vez, recuerda Lou admitiendo que se le aguan los ojos cuando piensa en lo ocurrido.

Cada uno de ellos le dio las gracias y lo abrazó, uno por uno. Mientras que Lous describía el incidente, las lágrimas volvieron.

“Se sentaron frente a mi mesa, hicieron fila, y cada uno de ellos nuevamente me dio la mano, me dio las gracias, me abrazó y caminó a mi derecha”, recuerda Lou.

Facebook / Lou Zezoff

El ambiente en el restaurante, que antes era ruidoso y hablador, fue reemplazado por un silencio inusual mientras los espectadores observaban lo que hacían los marinos.

Después de que el cuarto marino le dio a Lou el “saludo más agudo” que había visto, se dieron la vuelta y salieron. Lou estaba “asombrado” y sintió la más profunda gratitud por los hombres que expresaron enfáticamente su aprecio por su servicio.

“El cuarto quedó muy tranquila. Todos miraban”, dijo Lou, secándose una lágrima del ojo. “Lo siento … Todavía me conmueve cuando hablo de esto… ”

Otras personas se pusieron de pie y aplaudieron.

Lou no pudo evitar dirigirse a su esposa, quien dijo que era mejor que se sentara y recuperara el aliento después del momento tan  conmovedor.

La esposa de Lou, Annette, quedó muy conmovida por la escena.

“Pensé en mi hijo, que está retirado de la fuerza aérea, y en las personas que le agradecen por su servicio. Es gratificante ver que los militares son tan fuertes y tan educados.”

Facebook / Lou Zezoff

Según Belleville News, los cinco marinos fueron identificados más tarde como Kevin Morris, Val Díaz, Eric A. Morales, Victor M. Andrade Gómez y Elijah Reynolds.

Cuando el periódico buscó un comentario, simplemente dijeron que era lo correcto.

“Él luchó por nosotros. Ahora es nuestro turno”, dijo Pfc Diax, de 21 años de Texas.

Lou Zezoff sirvió en la armada desde 1959 hasta 1963. Durante Vietnam, Lou, sirvió en el portaaviones USS Coral Sea en 1961 y 62. Se desempeñó como capitán de avión.

Después del servicio, cuando Lou regresó a la vida civil, continuó sirviendo como oficial de policía durante 32 años. Se convirtió en detective en la década de 1970, y luego trabajó en la seguridad de U.S. Marshal’s Service antes de retirarse en 1996.

Facebook / Lou Zezoff

La narrativa de Lou Zezoff nos recuerda lo importante que es mostrar nuestro aprecio por aquellos que han servido, un pequeño gesto puede  lograr un gran impacto.

El acto de estos jóvenes marinos en el restaurante dejó una huella en la vida de este veterano. Aquí abajo puedes ver un vídeo sobre lo ocurrido.

¡El respeto y la gratitud es lo mínimo que podemos dar a los hombres y a las  mujeres valientes que arriesgan sus vidas por nuestra libertad y protección! Debemos estar agradecidos y reconocer lo que nuestros veteranos han hecho por todos nosotros.

Su compromiso con nuestra nación vino con un gran sacrificio: una distancia perdurable de sus seres queridos y el trauma que solo podemos imaginar.

¡Por favor comparte esta historia en Facebook si estás de acuerdo!